Enfermedad inflamatoria intestinal

Colitis ulcerosa y Enfermedad de Crohn   

                   

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn pertenecen a un grupo de enfermedades que se conoce como “enfermedad intestinal inflamatoria”.

Ambas pueden ocurrir a cualquier edad, pero suele comenzar entre los 15 y los 30 años. Los síntomas más comunes son dolor abdominal y diarrea con sangre entre otros. Tienen una evolución recidivante, con caídas y remisiones.

 

La colitis ulcerosa es una enfermedad que causa inflamación y úlceras en la membrana que recubre el interior del recto y el colon.

La enfermedad de Crohn también tiene inflamación y úlceras, pero puede afectar cualquier área desde la boca hasta el ano, más frecuentemente el intestino delgado. 

 

Conflicto biológico

 

La función del intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon) es absorber y asimilar. Las patologías del intestino delgado siempre tienen que ver con conflictos que se viven como “bocado indigerible que no se puede asimilar”.

… “No pude asimilar, la traición de mi padre”

 

El intestino grueso (colon) es el encargado de la eliminación de residuos sólidos a través de las heces. En relación a los conflictos, éstos se viven como un bocado indigerible, inmundicias, o situaciones de «mierda» en el marco de una familia y que se quieren eliminar.”

… “Desde que murió mi padre, hay que hacerse cargo de mi madre, a mi hermano no le importa nada y todo recae en mí”.     

        

Si la extensión de la inflamación incluye el recto los conflictos son parecidos, pero afectan a la identidad de uno mismo en relación con la familia esto es porque, el recto, parte final del intestino grueso y ano, simboliza, “aquello, donde tomo asiento.”

 Aquí los conflictos se expresan con frases como «no soy nadie en la familia», «no sé cuál es mi posición», «solamente me llaman para solucionar problemas». 

 

En ambas patologías, como hay un componente inflamatorio (itis), la emoción que se asocia al conflicto es la ira o cólera. Se trata de situaciones muy desagradables, que son continuas y que la persona las vive con mucha bronca. 

Ya he mencionado arriba, que la evolución es por brotes, con recaídas y remisiones a lo largo del tiempo.

Es un dato muy importante, pues aquí hablamos de conflictos, que desencadenan ciertas emociones en donde por momentos se resuelven, para luego reactivarse otra vez.

Son situaciones gatillos, formas de vivirlos y procesarlos (anclas o engramas) que me llevan una y otra vez, a la reactivación de la patología.

Tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn, se puede ver muy deteriorada la calidad de vida con la necesidad, muchas veces, de abordar medicación inmunosupresora o la cirugía.

 

Es muy importante saber que, mi contexto puede que no cambie, pero la forma en que lo vivo marcará la diferencia entre estar sano o enfermo, con una patología en actividad o en remisión, y poder optimizar o no, la respuesta a la terapéutica, que la medicina pueda ofrecer”.

gallery/enfermedad inflamatoria intestinal publicación