Hipertensión arterial

gallery/hipertensión arterial publicación

Se conoce como hipertensión arterial (HTA), a la elevación mantenida de la presión arterial por encima de los límites normales.

Lo más frecuente de ver es la hipertensión arterial  de origen desconocido llamada HTA “esencial o idiopática”, en la que no puede identificarse un factor causal representando ésta, el 90% - 95% de los casos. Menos frecuentemente, puede ser secundaria a un problema renal, endocrino o cardíaco. Prácticamente no produce síntomas, aunque a veces se manifiesta con cefalea, mareo o vértigo, trastornos visuales, zumbidos en los oídos, hemorragias nasales y palpitaciones, entre otros. 

 

Conflicto biológico

 

Desde el punto de vista biológico, los vasos sanguíneos (arterias), son indispensables para permitir que la sangre llegue, nutra y oxigene todos los órganos de nuestro cuerpo, permitiendo asi el normal funcionamiento y vitalidad del mismo. Ya aptos para vivir, nos interrelacionaremos con los demás, convivimos con otros, ante quienes se pondrá a prueba, nuestra valía y capacidades.   

Simbólicamente, los conflictos biológicos asociados a la HTA se relacionan con una desvalorización en una tonalidad de clan familiar de sangre, con impotencia y en estado de soportar algo de forma forzada, que nos sobrepasa.

 

Algunos de los conflictos relacionados con la hipertensión arterial:

 

  • “Aumentar la presión para expulsar a alguien de mi corazón, de mi casa, de mi territorio”. 
  •  “Conflicto de falta de reconocimiento: mujeres que asumen un rol masculino”. 
  • “Pérdida de territorio vivida con impotencia y en estado de sumisión. La persona se siente forzada a la orden de un dominante.” 
  • “Conflicto de resistencia a vivir una situación. Resistir para defenderse”. 
  • “Necesidad de ser siempre el primero o de estar entre los mejores”. 
  •  “Cerrar el corazón a los miembros de la familia que no me aman”. 

 

Suele haber antecedentes familiares de esta patología: “padre o madre hipertensos”... por ejemplo.

Desde la Bioneuroemoción® y basados en estudios epigenéticos ,se sostiene que la herencia genética, no es el único factor determinante sino que en este caso estaríamos ante una familia, cuyos integrantes, se encuentran con determinadas situaciones que les generan conflictos, que son vividos con el mismo matíz emocional.

“Tomar consciencia de las emociones que nos despiertan determinadas situaciones o vínculos que nos esforzamos por cambiar, nos conduce a reevaluar la creencia que tenemos de nosotros mismos y lo que el otro me despierta. Ese otro,es mi espejo. Mirarlo permite conocerme y entender lo que el síntoma  me vino a decir.”