Infertilidad

gallery/infertilidad publicación

La infertilidad es la dificultad para lograr o mantener un embarazo.

 

Existen muchas causas posibles de infertilidad. Pueden originarse en la mujer, en el hombre, o de ambos y hay un porcentaje en donde no es posible hallar la causa, se la conoce como “idiopática o inexplicable”.

 

En el enfoque de la infertilidad desde la Bioneuroemoción®, se parte del “conflicto con los hijos”. Sea cual fuese la causa, problemas físicos o no, de uno o de ambos en la pareja, el objetivo final, es la “no descendencia”.

 

Conflicto biológico:

Cuando hay la infertilidad hay que abordar por, sobre todo, la información que nos brinda el árbol transgeneracional.

Decimos que todo lo vivido por nuestros ancestros es información, y ésta nunca muere, sino se transforma.

Todo conflicto emocional, memorias de dolor y sufrimiento, que no han podido ser resueltas en las generaciones previas, es información que pasará a la descendencia, para que alguien le dé una solución.

Puede tratarse de experiencias vividas en 2 o más generaciones anteriores:

 

“Hambruna con muchos hijos a quien darle de comer”,

“Madres que criaron sus hijos en soledad”

“Hijos que fueron el fruto de matrimonios sin amor, violencia o abandono”

“Inmigración o guerras”

“Hijos no reconocidos o extramatrimoniales”

 

También hay que indagar en el periodo que llamamos proyecto sentido, este último haciendo referencia al ambiente emocional que involucra los 9 meses previos a la concepción, período de la gestación, el parto y los primeros años de vida del consultante:

 

“Madres que pierden a su madre o algún ser querido durante esta etapa”

“Madres que nunca se sintieron capaces de traer un hijo al mundo”

“Embarazo vivido en soledad porque lo estaban, o porque no eran suficientemente apoyadas por su pareja”

“Sentir que no hay hogar (real o simbólico) para este hijo”

“Debo dejar el trabajo que me gusta, para ser madre” etc.…

 

Como nada es casual, nuestra pareja será el complemento. Sin duda, él o ella llevarán la misma información que hicieron, que juntos, compartan esta experiencia.

 

“¡IMPORTANTE!: no somos esclavos de nuestra historia. Por lo tanto, arrojar luz a la información que traemos de nuestro inconsciente familiar, o sea tomar consciencia, nos permitirá comprender sin juicios, entender lo que vivieron otros, liberarnos de esa experiencia y así poder reescribir nuestra propia historia”.