vivo lo que proyecto ¿QUÉ SIGNIFICA?

Lo que vivimos en nuestra vida podría compararse con una película que se proyecta en una pantalla. Nosotros, con nuestros pensamientos, creencias y valores, seríamos el proyector. Si la película no nos gusta, la pantalla no es la responsable.

 

Esto lo explica la física cuántica, que estudia el comportamiento de las partículas más pequeñas, llamadas subatómicas y que entre otras cosas a definido que: todo es energía, que los efectos de esa energía varían si se los observa o no y en qué condiciones, ésta es observado; que nada está predeterminado, sino que existe infinitas probabilidades cuando de un resultado, se trata.

 

Entonces, podemos aplicar esto a nuestra vida y decir, por ejemplo:  si tengo un conflicto con algún compañero de trabajo, que me exige y desvaloriza, deberé tomar esta situación para observar entre otras cosas:

 

¿Qué creencias tengo yo, de mi rendimiento laboral, en dónde no puedo reconocer mi propia capacidad?

¿Qué me exijo hacer, qué no quiero?

¿Qué representa éste compañero para mí?

¿Qué significa este trabajo para mí?

¿Me gusta? 

 

gallery/blog web 7

Los acontecimientos en nuestra vida y el escenario donde suceden constituyen la película que proyectamos y los sucesos que se nos presenten, serán vividos de una forma u otra, según nuestras creencias, valores, pensamientos y sentimientos, mucho de ellos, basados en programas familiares heredados.

 

Si tomamos conciencia de esto y nos permitimos un camino de auto-indagación emocional, podremos descubrir aquello que nos conflictúa, para así aprender a conocernos y dejar de culpar al afuera, de todo lo que nos sucede, “dejamos de culpar a la pantalla, de esta película que no nos gusta”.

 

De esa forma, ampliamos las posibilidades de solución, tal vez, con sólo cambiar la forma en la que lo percibo o tomar una decisión que venía postergando (recuerda lo del efecto observador y las infinitas posibilidades de un resultado, de la física cuántica).

 

Cada situación desafiante, puede convertirse en una oportunidad para conocernos, recordando que:

“Aquello que pensamos y en lo que creemos, es aquello que vivimos...”